//SENASA intensifica los controles

SENASA intensifica los controles

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) continúa con sus tareas de prevención, control e inspección higiénico-sanitaria a establecimientos frigoríficos elaboradores y transformadores de alimentos.

Es así que –bajo la conducción del coordinador de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria del Centro Regional Pampeano, Hernán Isequilla– los jefes de Inspección Veterinaria recorren y visitan los distintos establecimientos elaboradores y transformadores de alimentos por especies (bovinos, porcinos, entre otros) controlando tanto las condiciones sanitarias de su producción, como también la estructura edilicia (zona limpia, zona sucia, corrales, etcétera).

Estas actividades de monitoreo y control se enmarcan en el Manual de Procedimientos de la Resolución Senasa Nº 505/98 y la Nº 462/14, donde quedan establecidos los modos de inspección y las frecuencias de visitas a cada establecimiento, dependiendo del tipo de producción, de las características del lugar y de los destinos de exportación, entre tantas otras condiciones.

En cada uno de estas inspecciones se elabora un parte (informe evaluatorio) de supervisión, mediante el cual el veterinario del Senasa describe las condiciones edilicias y productivas en las que se encuentra la planta, su construcción, ingeniería sanitaria y operatividad, más las observaciones y plazos acordados de mejoras, según una escala establecida de conformidades. En estas visitas también se verifica la documentación referida a los programas de autocontrol, el cumplimiento a las normativas sanitarias vigentes y demás procedimientos reglamentados por el Senasa.

“Las visitas técnicas a las plantas frigoríficas forman parte de una estrategia de trabajo imprescindible e insustituible a la hora de planificar mejoras constantes en favor de la salud humana y animal. El Senasa es el organismo rector del país que ejerce los controles sanitarios de los productos, subproductos y derivados de origen animal en sus diferentes etapas de producción, asegurando su calidad e inocuidad, lo que transforma lo producido en un alimento apto para el consumo humano”, explicó Isequilla.

Es así que el rol de los veterinarios del Senasa es indelegable a largo del proceso de producción de alimentos en la industria de la carne, para que la carne que consumimos y la que exportamos no representen riesgos para la salud humana.