//Senasa presente en los platos clásicos argentinos

Senasa presente en los platos clásicos argentinos

Para muchos argentinos el asado es una comida de culto, nos identifica y casi siempre implica un acto de encuentro social entre familiares y amigos. Los controles que realiza el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) permiten disfrutar de este delicioso plato típico de forma segura.

En aceites y pan: Trabajamos para asegurar la calidad de estos productos en función de las buenas prácticas de higiene y manipulación, además, realizamos el control de moliendas.

En la ensalada: Controlamos la implementación de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) para la obtención de alimentos inocuos para los consumidores. A través del RENSPA cumplimos con los requerimientos de identificación de la mercadería y del productor, así como la localización del predio productivo. También registramos los establecimientos mayoristas, los empaques de frutas no cítricas y hortalizas para mercado interno. Por último, a través del DTV-E seguimos la trazabilidad del producto.

En la carne, la protagonista: Inspeccionamos las condiciones higiénicas y sanitarias de los establecimientos faenadores y frigoríficos, para que el consumidor reciba alimentos inocuos, nutritivos y sanos. Ejercemos el control de los productos, subproductos y derivados de origen animal en todas sus etapas.

Por último, brindamos algunas de las principales recomendaciones para elegir carne vacuna de calidad:

En el súper:

· La góndola debe estar refrigerada entre los 0-5°C

· Al vacío, los cortes presentan un color rojo oscuro, casi amarronado.

· En bandejas comunes, el color es más claro y brillante por el contacto con el oxígeno.

· Chequear la fecha de vencimiento. Si la carne no está congelada, consumirla dentro de los 5 días de envasado.

En la carnicería: – Prestar atención a la higiene del local: sus superficies, utensilios y equipos deben estar limpios.

· Los cortes crudos deben estar separados por especie y nunca en contacto con carne cocida (como salchichas, morcillas, prefritos).

· Si la carne se ve ennegrecida, con un tinte verdoso o la grasa amarillenta ¡ojo! es carne vieja.

· Que el carnicero pique la carne frente a vos.

· Que la carne no esté expuesta a elementos contaminantes como químicos, limpiadores, óxido, insectos.

Para mayor información comunicarse con nuestros técnicos, en la sede del Senasa, del Centro Regional Pampeano, en la ciudad de Chivilcoy, a los teléfonos 02346 – 436271/72/73.