//“Tranquilos chicos. Puede ser exceso de amor pero nunca fraude”

“Tranquilos chicos. Puede ser exceso de amor pero nunca fraude”

La respuesta del diputado Fabio Britos al reclamo de los apoderados del Frente de Todos, Inti Pérez Aznar (La Cámpora) y Facundo Albini (Frente Renovador), por la cantidad de votos obtenidos en Moquehuá.

En su portal de facebook, el concejal moquehuense Fabio Gustavo Britos, respondió al reclamo que hicieron desde el Frente de Todos, pidiendo la reapertura de mesas de la localidad de Moquehuá, “porque tenía demasiados votos”.

El legislador reelecto escribió, bajo el título “Tranquilos chicos. Puede ser exceso de amor pero nunca fraude”, lo siguiente: “Los apoderados del Frente Todos, Inti Perez Aznar (La Cámpora) y Facundo Albini (Frente Renovador) hicieron una presentación ante la Justicia Electoral Federal pidiendo la impugnación de mesas en la categoría Diputados Provinciales de la Cuarta Sección Electoral (encabezada por mi) porque consideraban que había sacado muchos votos.

Las mesas en cuestión (sumadas a algunas de otros dos distritos) fueron las correspondientes a Moquehuá, donde mis vecinos me depositaron su confianza casi en un 60 por ciento.

El resultado refleja un apoyo que me sorprende hasta a mí mismo. Un acompañamiento que hasta puede llegar a ser inmerecido. Pero de ahí a sospechar que hubo fraude es «too much».

Máxime, si tenemos en cuenta que en Moquehuá, el Frente Todos tuvo fiscales en la totalidad de las mesas y además varios fiscales generales, entre los que se encontraba el Dr. Juan Pablo Marzik, quien ocupó el cargo de Secretario de Seguridad de la gestión que hoy representa al Frente de Todos.

Además, el día del escrutinio definitivo, estuvieron presentes en la ciudad de La Plata alrededor de 50 chivilcoyanos, entre ellos la ex candidata a Intendenta, Constanza Alonso, el Concejal Fernando Poggio, el Concejal electo Luciano Dellepiane, la ex candidata a Diputada Nora Salbitano, entre otros dirigentes y militantes del espacio, y ninguno de ellos presentó objeción alguna a lo que decían las actas confeccionadas en el día de la elección, las cuales llevaban las firmas de las autoridades de mesa y fiscales de todos los partidos, incluidos el Frente de Todos.

Cabe preguntarse si los apoderados que fueron a la Justicia tenían desconfianza de sus propios fiscales. Quiero acercarles a ellos un abrazo fraterno porque somos competidores pero nunca enemigos y la mayoría de ellos milita por amor a su partido y sin recibir nada a cambio, por lo que no merecen que se sospeche de sus desempeños luego de mas de 12 horas de trabajo en el día del comicio.

Obviamente, la denuncia fue desestimada.

Aprovecho para agradecerle a mi querido Moquehuá por el cariño de siempre, esta vez (como varias otras) expresado en las urnas. Como se verá, es tan grande ese cariño que algunos lo confunden (o pretenden que se confunda) con fraude.