//Mateo Mandirola en una competencia internacional de música

Mateo Mandirola en una competencia internacional de música

El chivilcoyano de 14 años –alumno de Play Music Escuela Yamaha- fue convocado a tocar en el reconocido teatro de Buenos Aires «Caras y Caretas».

Mateo Mandirola tiene 14 años, hijo del músico de la desaparecida banda de rock, La Juanita Ramiro Mandirola y Vanesa Cipollone, es alumno del Colegio Santa Cecilia de nuestra ciudad y acaba de superar tres etapas clasificatorias del JOC (Junior Original Concert) organizado internacionalmente por Yamaha. Lo que le permitirá representar al país en una competencia Latinoamericana el próximo 9 de mayo en el teatro Caras y Caretas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

«Es muy lindo todo lo que está pasando, me alegra mucho. Además de la convocatoria voy a poder ser el profesor Junior de la Escuela en Chivilcoy, estoy feliz», expresó Mateo, autor de la obra maestra “Toma mi mano” con una duración de 160 segundos, basado en el trabajo de un deejay que él admira, una melodía con variaciones, con el método de 4 acordes en una canción.

Respecto de su elección por este instrumento, explicó: » Al principio quería estudiar canto y mi papá me aconsejó que aprenda a tocar un instrumento para conocer las notas musicales. Cuando empecé piano conocí estos instrumentos, Fernando me dio a elegir y opté por órgano».

Esta presentación en Caras y Caretas le puede permitir acceder al paso internacional de la competencia, que este año tendría como sede –a confirmar- en Panamá.

Play Music Escuela Yamaha

Fernando Rosetti titular de Play Music en el barrio de la plaza España desde el 2009 dijo: «La idea de Yamaha es brindar herramientas en sus cursos. Lo que importa es el nivel al que el alumno va llegando». Y agregó: «La idea es desde chicos incorporarlos a la música para que sientan el poder disfrutar de ella».

En la academia de Rosetti se puede aprender con instrumentos de última generación, sobre lo que dijo “Hoy en día cuando se habla de órganos todo el mundo piensa en el teclado común, pero sería como el hermano pequeño de estos instrumentos. En estos teclados hay tres en uno, con la posibilidad de jugar con hasta 14 sonidos al mismo tiempo, lo que hace que tenga el color de una orquesta cuando estás tocando. Es absolutamente programable, a través de secuencias, con cambios de ritmo y sonido que, a medidas que vas tocando, se reproducen automáticamente».

Junto a Fernando Rosetti trabajan los profesores Franco Prizzi (guitarra) y Andrés Cocozza (batería), con alumnos desde los 5 años hasta adultos, en el nuevo local de la calle Viamonte 39 de 9 a 12 y de 16 a 20 horas.

Hay cursos de tres meses (doce clases) para teclados, batería, guitarra y guitarra eléctrica. Consisten en una introducción general para definir cuál instrumento te gusta más para continuar con los cursos regulares. Cursos de piano, órgano y teclado. También, cursos, de acuerdo al nivel de estudio o cantidad de horas que el alumno le puede dedicar o intención de aprendizaje.