Farmacias de turno
Abril 26, 2021

Y si sacamos una letra?....

Por el Ing. Eduardo A. De Lillo

Y si sacamos  una letra?....

La representación política en un sistema democrático es un tema que está en continua evolución desde sus orígenes en la antigua Grecia. Partiendo de la participación directa de los pocos que eran considerados ciudadanos pasamos al concepto de representante (diputado, senador, concejal, etc.) ya que al ampliarse derechos era inviable la continuidad del modelo original.    Este proceso estaba a cargo de los partidos políticos mediante mecanismos que cada uno decidía y del cual participaban solamente quienes habían aceptado afiliarse  a ese partido. Posteriormente  los elegidos eran puestos a consideración de la ciudadanía en elecciones generales.   Este modelo hoy sólo es mantenido para elegir autoridades partidarias y considero acertado que así sea, ya que hace años se abrió a la participación general  la elección de los representantes que competirán en elecciones generales. 

Las recurrentes crisis de representación en las que han caído la mayoría de los sectores políticos los llevó a adoptar variantes incorporando candidatos no afiliados al partido.  Así se han sumado a la vida política cantantes, actores, profesionales de dispares orígenes, empresarios, deportistas, etc que por su accionar tienen reconocimiento social y gracias a las redes y medios de comunicación se hacen visibles, lo que inevitablemente implica una clara tentación para los partidos  políticos.

Estamos viendo en un horizonte cercano que los argentinos iremos a las urnas para el reemplazo de legisladores de distintos niveles y como era de esperar y en el medio de una situación socio-sanitaria realmente complicada queda planteado casi como una visita  incómoda el debate de cómo seleccionar los candidatos.  

Están los que quieren mantener el sistema actual de las PASO (Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias), los que las quieren pero con boleta única, los que proponen eliminarlas, y cuanta variante se considere útil.  Además debe tenerse en cuenta el alto costo que estas significan si se opta por mantener la estructura actual.  Como en todo tema relacionado con la actividad política habrá intereses puntuales que cada sector tendrá y quiere mantener o modificar según sus prioridades,  lo que invariablemente genera una alternativa de imposible solución que satisfaga a todos.    Creo que no es el momento de dilapidar demasiado tiempo en esta discusión porque no estamos en condiciones de distraernos  de los primarios problemas de resolver las cuestiones sanitaria, económica y social  para abocarnos a la preselección de candidatos y por lo tanto dejar que cada sector político resuelva si hace o no internas es una solución transitoria pero adecuada al momento.

Si dejamos optar al ciudadano vacunarse o no, si cada día se discuten  mayores libertades y derechos  ¿por qué no dejamos que libremente cada sector político y cada vecino decida si quiere participar  de la selección previa de candidatos?

Liberemos a nuestros mayores de la “obligación moral” de ir a votar en esta instancia manteniendo la misma para una elección general y dentro de los protocolos que correspondan.   Hoy se desarrollan en forma inmediata aplicaciones que funcionan en celulares lo que permitiría inscribirse a quienes voluntariamente quieran ejercer este derecho  y así formar un padrón transitorio.   Esta aplicación sería única para evitar la participación en más de una elección y tal como era hace años,  el costo del desarrollo de todo el proceso sería asumido por cada partido o alianza política.

Al inscribirse en la aplicación uno selecciona dónde participar,  semanas antes de la elección  se cierra la inscripción y así la justicia electoral de la Provincia imprime el padrón de cada partido que sólo sirve para esa primaria.

Esta propuesta equivale a realizar Primarias Abiertas Simultáneas (PAS).   Le sacamos una letra a lo vigente que implica quitar lo obligatorio tanto para los distintos sectores políticos como para el ciudadano, cada sector resuelve sus cuestiones electorales como mejor le parece, no gastamos recursos del Estado que hoy son imprescindibles para responder a las actuales urgencias, no movilizamos a toda la población y mantenemos el espíritu de elección abierta que dio origen a esta metodología de selección de candidatos.