Farmacias de turno
Marzo 17, 2021

Los daños en la Plaza España y el cuidado de nuestro patrimonio

Publicación de opinión, que refleja la preocupación de los integrantes de MOACH ante los reiterados actos de vandalismo en la Plaza España

Los daños en la Plaza España y el cuidado de nuestro patrimonio
Los integrantes de MOACH queremos expresar nuestra posición respecto de los hechos lamentables ocurridos en la Plaza España de nuestra ciudad, que son de público conocimiento, a raíz de los cuales se ha visto afectada de manera apreciable esa parte tan importante de nuestro patrimonio cultural y arquitectónico local. Cuando hablamos de patrimonio, nos referimos a todos aquellos bienes materiales e inmateriales que, por su valor social, en tanto objetos simbólicos fundantes o representantes de una cultura y de la memoria colectiva, deben ser preservados para las futuras generaciones, con el objeto mantener viva la identidad de un determinado grupo o colectivo social, a pesar del inexorable paso del tiempo. En tal sentido, nuestras plazas se constituyen sin lugar a dudas como bienes patrimoniales, ya que por sus características distintivas y por su ubicación central en el trazado de los barrios que componen nuestra ciudad, resultan representativas de la historia y de los rasgos identitarios de quienes los habitan. Por otra parte, en un sentido más general, esos espacios originalmente sin edificación y más tarde ornamentados con diversos elementos arquitectónicos y paisajísticos típicos, que llamamos comúnmente “plazas”, han mantenido siempre, desde las mismas raíces de nuestra cultura, su carácter de lugares o puntos de reunión y de encuentro social, siendo sede de actividades sociales, culturales y políticas de la más diversa índole, además de ofrecer a las diferentes comunidades un clima agradable para el ocio y el esparcimiento. Entonces, cuando nos referimos a la Plaza España de Chivilcoy, nos encontramos con que dicho espacio público responde a todos los elementos que hemos enumerado antes como constituyentes de un bien patrimonial, los que sumados a ciertos otros rasgos materiales y estilísticos que hacen de la misma un lugar de características únicas para nuestro medio, como es el caso del particular diseño paisajístico y de la azulejería de cerámica talaverana, que es Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO, de todo eso resulta un objeto de altísimo valor que irrenunciablemente hay que preservar. Cuando hablamos de preservación, es preciso aclarar varias cuestiones que se deben tener siempre presentes. En primer lugar, el término no implica de modo alguno la necesidad de mantener inalterado o “congelado” el objeto patrimonial que se quiere preservar, sino por el contrario, muchas veces es lícito reacondicionar y también resignificar dichos bienes, con el fin de que conserven su “utilidad” para la sociedad a la que pertenecen. Tampoco eso implica la posibilidad de que dichos objetos patrimoniales deban ser restaurados “a nuevo” cuando registran un notable deterioro respecto de su apariencia física, ya que las “huellas” del paso del tiempo son también un elemento constitutivo de su condición de tales y al mismo tiempo pueden contener información útil para la reconstrucción histórica, por lo que deben ser necesariamente respetadas. Además, cualquier intervención llevada a cabo sobre un bien de estas características con destino en la preservación, asimismo deberá en lo posible tener en cuenta los materiales y las técnicas constructivas con las que se lo ha concebido desde un primer momento, pudiendo “revertirse” cuando por diferentes motivos así se requiriese, y también contar siempre con el aval y el asesoramiento de un equipo interdisciplinario especializado en esta materia, el cual deberá decidir respecto de la necesidad, el alcance y demás aspectos técnicos de la obra a realizar. Por lo tanto, si se observa todo lo realizado en los últimos años, con ese mismo supuesto objetivo de preservar la Plaza España, se podrá notar que casi ninguno de los citados criterios ha sido tenido en cuenta, lo cual, sumado a los recientes e injustificados daños allí ocasionados, de manos de ciertos individuos considerados como miembros de nuestra propia comunidad, como resultado se obtiene un significativo estado de pérdida y de deterioro respecto de ese tan importante bien patrimonial aquí mencionado, situación que como sociedad tenemos la oportunidad y la obligación de revertir en favor de las generaciones futuras. Cuando hablamos de “sociedad”, en relación con el cuidado y la preservación del patrimonio, entendemos que dentro de ella existen tres categorías de “actores” con determinados tipos de derechos y de responsabilidades. En primer lugar, corresponde a toda la comunidad, es decir al conjunto de la población, el derecho de hacer goce del beneficio que produce un determinado bien considerado como patrimonio, pero al mismo tiempo recae sobre todos sus miembros sin distinción la obligación del cuidado, la valoración y el respeto que el mismo merece. Luego, en segundo lugar se ubica el Estado, cuya tarea es la de asignar todos los recursos que sean necesarios para la preservación, únicamente en los términos aquí descriptos, de una cantidad determinada de bienes que en su conjunto conforman el patrimonio material de la sociedad a la que este representa, debiendo además “prevenir” cualquier acción destructiva que se pudiera llegar a infundir. Mientras que el tercer lugar corresponde a los técnicos y profesionales de las distintas áreas o especialidades involucradas en todas aquellas acciones, que como ya dijimos, se encuentran orientadas a la preservación, cuya responsabilidad es la de prestar el debido asesoramiento en cada situación que así lo requiera. Por tales motivos, los integramos MOACH, como un grupo autoconvocado de ciudadanos con el único objetivo de promover la protección, el conocimiento y la valoración del patrimonio cultural de todos los chivilcoyanos, al mismo tiempo que exigimos la debida reparación de los daños aquí mencionados, también nos ponemos entera a disposición de quienes deben asumir la responsabilidad de remediarlos, ya sea promoviendo la educación ciudadana para el cuidado y el respeto del patrimonio, como ya lo venimos haciendo desde el comienzo mismo de nuestras actividades, y así también mediante el aporte y asesoramiento técnico de todos los profesionales que integran nuestro equipo. Y para finalizar, expresamos nuestra preocupación de que estos hechos desgraciados no se repitan, para que finalmente podamos volver a tener la ciudad que todos nosotros deseamos. Contactos: Instagram @info.moach Facebook: MOACHivilcoy MAIL: info.moach@gmail.com