Farmacias de turno
Mayo 18, 2020

ALGUNOS PUNTOS DE VISTA Por: Pablo Ignacio Poggi

ALGUNOS PUNTOS DE VISTA    Por: Pablo Ignacio Poggi

I

Estamos en una situación de emergencia, por lo tanto necesitamos soluciones de emergencia, pero que de ninguna manera son parte de un proyecto político-económico, si así lo piensan quienes militan la emergencia estamos en un gran problema. Militar la emergencia para crear conciencia social respecto a este virus es una cosa útil, ahora militar la emergencia como un hecho político es, a mi entender, irresponsable. De todos modos vamos camino a volver a Fase 1, porque no hay ninguna posibilidad de reactivar el comercio si primero no reactivamos el aparato productivo, por eso no coincido con dejarle a los intendentes la potestad de endurecer o flexibilizar la cuarentena.

En nuestra ciudad se ha decidido reabrir el comercio, no todo, hay actividades comerciales que no podrán hacerlo por mucho tiempo. Esos comercios deben abastecerse de mercadería, esa mercadería llega en una amplísima parte del Gran Buenos Aires y la propia CABA, siendo así, por más requisitos de seguridad sanitaria que le exijan a nuestros comercios, ¿cómo garantizamos que ese ingreso a la ciudad de mercadería se encuentre en condiciones de desinfección? ¿no debería, acaso, nuestro municipio realizar una desinfección completa a todo aquello que ingrese al distrito? ¿estaría en condiciones el municipio de hacerlo?

Desde mi humilde interpretación de la realidad, habría que pensarlo concienzudamente. De no hacerlo corremos un riesgo importante y todo lo sacrificado, hasta aquí, será en vano.

II

Hay una invasión importante de mosquitos en nuestra ciudad, creo que debería fumigarse. El dengue también nos puede causar problemas, y no hay márgenes para más problemas. Asi como se desinfectan las calles por Covid 19, debería fumigarse para prevenir dengue, sería una decisión mas que acertada y bienvenida por la comunidad.

III

La crisis se va a profundizar, la economía informal va a acrecentarse de forma exponencial, eso conllevará a nuevas denigrantes condiciones de trabajo y ampliar las vigentes. Hoy voy a citar una de ellas: el cirujeo. Los cirujas, esos que la política vergonzante los llama “recicladores urbanos”(*), un titulo hermoso si estuvieran visibilizados por el sistema, pero están en la otra orilla, están en la margen inferior de la planilla de cálculos excel. En nuestra ciudad los vemos a diario, los conocemos, hasta podemos saber algún apellido. Pero están bajo un modelo perverso de sometimiento laboral que los sigue empujando a la marginalidad, aún habiendo herramientas para formalizarlos. Ocurre que estos laburantes del desperdicio no encuentran la manera, al menos en nuestra localidad, de encajar en un modelo de trabajo que los cuide y dignifique algo. Es inadmisible verlos cirujear en el basural municipal (con horarios) sin ningún tipo de protección (guantes, calzados, mascaras, etc.) buscando principalmente cartón. Esos cirujas están en manos del yugo de privados que le compran lo que separan y que esos privados, incluso, suelen endeudarlos con prestamos para que no puedan vender a otro/s. Está prácticamente monopolizada la compra-venta de cartón y papel en la ciudad, y esa monopolización oculta este entramado de marginalidad, sometimiento e ilegalidad.

Digo que es inadmisible porque nuestra ciudad cuenta con una Planta Recicladora que funciona en el mismo predio del basural (por llamarlo como todos lo conocemos al lugar), que está administrada por una cooperativa de trabajadores y trabajadoras que se ocupan de recuperar también cartón, papel, plástico, vidrio, etc. Y también comercializa, es decir, también ejerce la compra venta de material reciclado, que tiene celebrado un convenio con el municipio, normado y legalizado. Entonces me pregunto: ¿cómo es posible que haya ese cirujeo informal en el lugar? ¿cómo es posible que se le permita el ingreso a particulares al predio para llevarse reciclado habiendo una planta en funcionamiento allí mismo?

Según la información que he podido recabar, la cooperativa estaría en condiciones de garantizar mejores condiciones de seguridad y salubridad y mejoraría los valores de compra, ya que estos privados pagan muy por debajo del precio de mercado. Creo que se debería tomar cartas en el asunto, porque el estado no puede mirar para otro lado, me encuentro terminando el informe de este tema que publicaré próximamente.

(*) En la próxima entrega detallaremos en profundidad el cuadro de situación en nuestro distrito.