Farmacias de turno
Mayo 19, 2020

“Primer año de “Un legado para Chivilcoy”

Se trata del libro escrito por el escribano Néstor J. Zaccardi, en reconocimiento a la Casa del Estudiante de Chivilcoy en La Plata.

“Primer año de “Un legado para Chivilcoy”

En estos días, se cumple el primer año de la publicación llevada adelante por el escribano Néstor J. Zaccardi, titulada “Un legado para Chivilcoy”; recopilando la historia de la Casa del Estudiante chivilcoyano en la ciudad de La Plata.

 El 24 de octubre del corriente año (1964-2020) se cumplirán 56 años de la inauguración oficial de la “ Casa del estudiante de Chivilcoy en La Plata”, gracias a los doctores Francisco Falabella, José María Martocci, Luis Martocci, el Ingeniero Santiago González y otros que colaboraron con estos principales ejecutores de la idea, tarea y financiamiento y por ello existe este inmueble para varones en la ciudad de La Plata situado en calle 63 Nº 928.

Hoy con 21 estudiantes ilusionados en una carrera universitaria y defendiéndola con uñas y dientes a fin de enfrentar este difícil momento que les toca vivir, con la profesión elegida.

Mi granito de arena

El escribano Zaccardi, en su libro dejó: “Mi granito de arena. Debo confesar que muchas veces se me han cruzado pensamientos, que quedaron solamente en eso, pensamientos que solo fueron fugaces pasajes de la vida.

En esta oportunidad la cuestión fue diferente. Un poco de nostalgia y otro tanto por un reconocimiento tardío, la idea de reconstruir los comienzos de la Casa del Estudiante de Chivilcoy en La Plata, la conversé con algunos de los muchachos que en aquellos tiempos pusieron trabajo y empeño para que fuera cobijo de muchos, y me alentaron a emprender este camino que hoy tiene su concreción definitiva.

Por suerte hace poco visité la Casa y viendo su interior me alegré de que las generaciones que se fueron sucediendo, han tenido hacia ella, el mismo amor, cuidado y dedicación de aquellos estudiantes pioneros, que, me consta, dejaron todo en pos de mejoramientos perdurables. Es cierto sí, que el paso del tiempo ha ido marcando huellas edilicias y que su puesta a punto necesita de un mayor esfuerzo, esfuerzo que estimo no ha de ser sólo de los que viven actualmente, sino solidariamente de todos los que guardan por ella, sincero reconocimiento…”